En Ardigral como expertos en piscinas, os asesoramos sobre las ventajas de tener una cubierta. Además de la comodidad que te permite el poder bañarte en una piscina exterior en invierno, las cubiertas para piscinas tienen unas ventajas añadidas, a continuación las detallamos:

  • El uso de una cubierta evita la evaporación del agua, sobre todo en los meses de verano que es cuando el sol hace que cambie de estado, por lo tanto reducirás el gasto al no tener que rellenar tu piscina para mantener el nivel, tanto en piscinas de skimmers donde el nivel debe estar en mitad de los mismos como en piscinasdesbordantes o infinitas, en las que si baja el nivel del agua perderá el efecto desbordante, en ambos casos la evaporación del agua del vaso hará que la filtración y desinfección no sea la correcta, pudiendo ocasionar daños.
  • Con el uso de cualquier cubierta mantendremos la piscina limpia de hojas, evitando que se descompongan y proliferen las algas. Si bien es verdad que quedarán posadas en la cubierta y será necesario limpiarlas para que no caigan al agua, pero siempre será mas fácil recogerlas en superficie que pasar un limpiafondos, ya sea manual que nos implica hacer una lavado y enjuague del filtro más el posterior relleno del agua de la piscina con agua del grifo que no está tratado o si optamos por un limpiafondos electrónico que en un principio nos da menos trabajo manual, tendremos que esperar a que complete el ciclo de 2h aproximadamente para tener el fondo de nuestra piscina limpio.
  • Ahorrarás en productos de limpieza y cloro. Está demostrado que con una piscina cubierta se reduce el uso de estos productos entre un 35 y 60%. lo que a la larga te hará ahorrar más, además de las ventajas que tiene una piscina con menos productos químicos en el agua.
  • Por otro lado ahorrarás en luz y agua. Importantísimo, en primer lugar no necesitarás calentar el agua demasiado, ya que una piscina cubierta mantiene más el calor incluso por la noche. 
  • En piscinas exteriores las cubiertas ayudan a mantener el agua en invierno en perfecto estado con muy poca dedicación, por lo que ahorraremos en trabajo, tiempo y dinero, cuando llegue la nueva temporada y queramos poner la piscina en marcha.
  • En piscinas climatizadas tanto de interior como de exterior, el uso de cubiertas es prácticamente obligado. En caso de piscinas de interior poco importa el método por el que se calienten, si no tenemos una cubierta, aun con deshumidificador la evaporación y condensación de agua dentro del recinto será constante, incómoda y corrosiva. En las piscinas climatizadas de exterior no usar cubierta puede suponer una ruina, ya se caliente con electricidad o energía solar, pues toda la temperatura alcanzada durante el día, con el viento y la caída del sol se perderá. En este caso la cubierta será un ahorro energético.
Pregúntanos sin compromiso.

Publicado: 24 de Marzo de 2017 a las 14:33